SI TE SIENTES SIN ENERGÍA, YA QUE NO DEJAS DE PENSAR EN ESA PERSONA QUE NO RESPONDE A TUS RECLAMOS O NECESIDADES, PUEDO AYUDARTE A AFRONTARLO O A TRASCENDERLO.

 

TODO DEPENDERÁ DE TI.


NARCISISTAS PERVERSOS, SOCIÓPATAS, PSICÓPATAS INTEGRADOS Y OTRO TIPO DE GENTE QUE TE ROBA LA ENERGÍA Y LAS GANAS DE VIVIR

 

Realmente no sé muy bien por dónde comenzar a contar mi experiencia con un psicópata integrado, para que la gente que ha vivido o está viviendo lo que yo viví durante cuatro años y medio sea capaz de entender lo que le ha tocado vivir.

 

El malestar, la desidia, la falta de alegría o de ilusión por las cosas que te rodean o incluso por tu propia vida no son fruto únicamente de un posible problema psicológico arrastrado desde tu infancia o a alguna vivencia traumática. 

 

A veces nos sentimos así debido al desgaste producido por una de estas personas que se las ha apañado para entrar en nuestra vida y hacerse con el control de la misma a base de humillaciones encubiertas, de malas formas, torturas psicológicas y artimañas que ha empleado con nosotros para apoderarse de nuestra luz.

 

Quiero que sepas que en este momento posiblemente no entenderás qué te ocurre, vivirás en un constante estado de tensión, del cual no sabes salir.

 

Realmente es posible que consideres que tu vida va bien, pero en tu interior sabes que hay algo que no funciona y que tienes que cortar con algo para soltar lastre, una carga pesadísima y coger carrerilla.

 

 

Necesitas desprenderte del origen de tus males y ese origen no es nada más que tu “Yo aprisionado” por creencias limitantes y por el “maltrato” psicológico ejercido sobre tu persona durante un tiempo determinado”.

 

 

-Todo comienza un día en el que se cruzan vuestros caminos. Te parece una persona fabulosa, educada, cuidadosa; a veces parecen caballeros galantes y también aparentan tener sentimientos, e incluso ser personas solidarias.

 

-De cara al exterior parecen super comprometidos con la sociedad; son como el vecino ejemplar, el hijo ejemplar, el trabajador ejemplar o incluso el amigo ejemplar, pero al final te das cuenta que es un ser camaleónico y que intenta adaptarse a cualquier circunstancia pareciendo ser un personaje perfecto para todos, pero para ti se convierte en un enemigo voraz, al que no le importa nadie más que sí mismo y el que sólo te quiere en su vida en una forma maquiavélica, fría y completamente contraria a la manera en la que te gustaría parecer importante para él.

 

-De eso se vale, de tu insistencia de querer formar parte de su mundo de la forma que sería la correcta para ti, pero es la forma o el lugar en su vida que nunca vas a ocupar y ya se encargará él de conseguirlo. Pueden encontrarse en tu vida en condición de amigos, pareja, familiares, compañeros del trabajo, etc.

 

-Es por ello que este tipo de personas se fijan en gente que es posible que se encuentren en un momento de sus vidas en el que pueden resultar un poco más vulnerables.

 

El psicópata no sé da cuenta de por qué le llaman la atención este tipo de víctimas, pero para ellos parece resultar  fácil ejercer su manipulación sobre ellas y se sienten atraídos por las mismas.

 

“Tienen hambre de brillo, de algo de lo que ellos carecen y necesitan fusionarse con los demás como un camaleón.

 

Observar y aprender a comportarse como ellos es su prioridad y así como imitar conductas que expresan sentimientos”.

 

 

-El psicópata no siente remordimiento ni una pena lógica por algo. A veces veremos que se emociona por sucesos o situaciones que son emocionalmente relevantes, pero lo hace por imitación.

 

Él o ella han aprendido que en esa situación sería lógico emocionarse, y a veces estos terminan haciéndolo de una forma desproporcionada o desmedida puesto que imitan la emoción, pero desconocen realmente la intensidad de expresión que debe ser utilizada en ese contexto puesto que están imitando o maximizando una emoción que realmente no sienten en su interior.

 

Perecen super malévolos y retorcidos pero lo hacen sin consciencia, siguiendo su afán de llevarse a la gente al bolsillo entregando una imagen pulcra e intachable hacia afuera.

 

 

“Necesitan la aprobación de los demás para sentirse reforzados y alimentados en la única parte emocional que poseen, que es cuando les hieren el ego”

 

 

-Cuando se percatan que han conseguido manipular y /o someter a los demás, éste ego se acrecenta y les proporciona una especie de droga. Para ellos la aprobación y la admiración del resto hacia su persona es esencial. Es como un chute de energía para ellos.

 

-Al principio es posible que todo parezca idílico. Él es la típica persona que has estado esperando toda tu vida. Cada gesto por su parte se acrecienta en tu interior. Realmente estás magnificando sus atributos, los estás observando con una lente de aumento, pero no te percatas.

 

Él o ella se convierte en tu salvación, en tu leiv motiv , en lo primero que piensas al despertar y lo último antes de dormir.

 

-Les entregas todo el poder que necesitan para convertir tu vida en un infierno. Comienzan poco a poco de forma disimulada a mostrar su descontento con cosas que haces  y así es como van preparando el terreno para librar su batalla de poder.

 

Con pequeños gestos, retirarte el habla, la atención, su aparente pasotismo o indiferencia a través del móvil o incluso en persona cuando haces algo que no le gusta es lo que va cavando tu autoestima sin que te des cuenta. (Ley del Hielo).

 

Si lo piensas fríamente hay varios detalles que denotan su rechazo a ti, pero son pequeños y sutiles para que no te des cuenta.

 

Sin saber por qué comienzas a sentir ansiedad y no quieres asociarlas a su compartimiento.

 

 

“Niegas con la cabeza lo que  sientes o crees sentir con tu corazón”

 

 

-Es en este punto, donde cada vez te vas convirtiendo en un ser mucho más vulnerable ya que la frase de “divide y vencerás” tiene toda la razón.

 

Qué fácil es vencer a un enemigo si éste se encuentra dividido!, y es precisamente eso, lo que ha conseguido hacer contigo.

 

Librar en ti una batalla interior entre lo que tu persona quiere defender, su supervivencia y lo que tu corazón te dice.., ("pero si le quieres", "pero mira lo que hace por ti", "pero le vas a perder", "a lo mejor no es para tanto", "puede que sea yo")…

 

Aprendí tras más de tres años en una consulta psicológica, que la mente es muy mala, pero muy, muy lista.

 

Tu cerebro genera pensamientos "trampa" para no hacerse daño y es que no hay mayor dolor para el cerebro que la disonancia cognitiva, es decir, pensar dos cosas completamente opuestas a  la vez aunque no de forma simultánea (eso sería imposible), pero donde quiero llegar es a que tú quieres creer que él/ella es el amor de tu vida, la persona que mereces y cada vez que el cerebro detecta algo contrario como un mal gesto, un arranque de ira o soberbia, un cabreo puntual o incluso el silencio,  intentas autoconvencerte más que es posible que haya tenido un mal día, que a lo mejor tú te has pasado, que debes intentar ayudarle, que has hecho algo malo, etc, para que tu cerebro no intente creer lo contrario y viva con dicha disonancia cognitiva.

 

Para el ser humano el bienestar suele provenir del status quo, del equilibrio, y para ello la razón y el corazón deben ir en concordancia para vivir en paz. 

 

Nos creamos mentirijillas piadosas para intentar ser congruentes con nuestras elecciones, y así podemos entregar mil motivos a la gente que nos pregunta cómo podemos seguir al lado de una persona que nos hace tanto daño.

 

 

“Nuestros allegados perciben en nosotros la falta de brillo, la angustia, el cansancio y desgaste que conlleva estar al lado de un psicópata durante tanto tiempo, pero tú siempre terminas encontrando explicaciones y motivos para estar con él y no alejarte”

 

 

En todo ello, también influye este instinto de supervivencia del hombre. Buscando la no alteración de la situación, de forma inconsciente el ser humano se asegura no estar en peligro y siente que controla su vida. 

 

De lo que no nos percatamos es que realmente tu cuerpo no es que esté sufriendo un cambio de ambiente o situación grave o radical, sino que está siendo expuesto a una sensación constante de estrés que no es percibida por ti como algo racional, pero realmente está ahí, atacando a tu sistema inmunológico, restándote energía, alterando ciclos de sueños y alimentación.

 

 

"Te estás agotando y no te das cuenta; sufres una agonía lenta en vez del choque de un acontecimiento impactante pero realmente está resultando más nocivo para ti que cualquier otra cosa que puedas intentar asimilar de forma voluntaria aun sabiendo los daños que pueda ocasionarte."

 

  

Por ello es posible que estés notando en ti un deterioro físico, una apatía interna, falta de motivación o ganas de hacer cosas que se traducen en un empeoramiento de salud, física o mental.

 

 -Te desgastarás una y mil veces, pensando qué le afecta; ¿Cómo puedes ayudarle? ¿Cómo puedes cambiar la situación? porque en el fondo de ti piensas que puedes cambiarle, que un día se dará cuenta de lo que hace mal y se comportará de otra manera, aprenderá a apreciar lo que tiene al lado. Lo mismo piensas que cambiando tú de táctica conseguirás que no se enfade tanto, que esté más tranquilo, contento y que milagrosamente se volverá más asertivo expresando su descontento sin ofender o que se convertirá en alguien más empático contigo y que intentará a ayudarte a llevar la relación entre los dos. (Complejo de salvador)

 

 Esto es un completo y tremendo error.

 

 

"Cuanto antes abras los ojos será mejor para ti y para los tuyos, que seguramente estarán afectados tras ver cómo una persona que brillaba con luz propia, se encuentra sumida en la más terrible de las penumbras."

 

Eso sí. Piensa que el día que consigas salir de esto será el primer paso para lograr la vida que siempre has deseado. Piensa que comenzarás a ver la luz y a salir de esa especie de túnel en el que sólo le veías a él o a ella en el otro extremo. Y ¿sabes?

 

 

"Te estás perdiendo millones de cosas fantásticas que están a tu alrededor, pero sé que en este momento no las ves"

 

 

Créeme porque yo estuve allí, a tu lado, dentro de ese túnel y no te vi en su momento. Yo creía que estaba sola, pero tú llevabas mucho tiempo a mi lado también, caminando a través del mismo fango que nos llegaba por los tobillos.

 

Hoy estás ahí, yo te veo desde fuera y te digo que puedes salir. Es mucho más fácil de lo que tú crees pero tienes que ser consciente primero de donde estás y de lo que está pasando y querer también abrir los ojos a lo nuevo, a lo bello.

 

Sé que sin esa persona, ese psicópata en tu vida piensas que no podrás ser feliz, pero es parte del autoengaño, del boicot que te estás haciendo y del cual no eres consciente.

 

 

“A tu cuerpo le da miedo el cambio y se ha aferrado al papel de víctima por comodidad y por miedo a perder algo que consideraba su mundo, su zona de confort pero que a día de hoy se ha convertido en tu cárcel y aún no eres consciente de ello”

 

 

¿Cómo te das cuenta de lo que te está ocurriendo? Con mucha paciencia, tiempo, autoevaluación, flexibilizando la mente. Al principio sólo eres consciente de tu malestar, pero no lo atribuyes a su compañía, ya sea tu pareja, tu compañero de trabajo, jefe, familiar, hijo, etc, pero si analizas detenidamente tu sentir, podrás llegar a la conclusión de que la mayoría de las sensaciones de malestar se los puedes atribuir a algún comportamiento suyo.

 

Tienes dos opciones, el amoldarte aguantar la presión y rendirte sabiendo que vas a estar sometido /a hasta algo venga a rescatarte (esto lo mismo no sucede nunca), o tomas acción en tu vida de una vez por todas y pides ayuda a algún especialista que pueda orientarte sobre lo que te sucede y sobre cuál es el origen de tu angustia vital, malestar, o la manera en la que tiendes a enfrentarte a los acontecimientos que se presentan.

 

Es como decir que "la gente elige el hacerte daño deliberadamente pero tu escoges finalmente si permites o no que te afecte y cómo".

 

Los psicópatas te conocen perfectamente, conocen tus puntos flacos y debilidades. Son muy hábiles para dar en el clavo con tus vulnerabilidades y utilizarlas en su beneficio con la finalidad de dominarte y sentirse ellos más fuertes.

 

 

“Te debilitan poco a poco sin que te des cuenta y cuando sientes que no puedes ya más es demasiado tarde y cuesta mucho más salir de la situación ya que él/ella ya se han encargado de dejarte sin ganas ni motivación para mirar fuera del mundo de tristeza y agonía al que han conseguido llevarte”

 

 

 

Por todo ello, quiero exponerte una serie de características comunes que he observado en los que me he cruzado por el camino, con la finalidad que sea más fácil detectarlos si comienzas a tratar con uno de ellos. No quiere decir que todos sean así , pero seguramente , si sospechas de alguien, comprobarás que varias de las conductas que describo a continuación, son iguales a las que te están mostrando:

 

-Son geniales. Ante los demás se muestran encantadores, coherentes, responsables, agradables, educados, etc. Parecen perfectos amigos, novios o familiares de cara a la galería. Con todos menos con su presa (que solo es una) y menos contra todo aquel que intente hacerle sombra. Irá a por él sin piedad intentando aprender de sus fortalezas y lo querrá devastar después.

 

-Son bastante emocionales ante lo débil. Reaccionan aparentemente como una persona empática que siente el dolor ajeno, a veces en demasía actuando con reacciones desproporcionadas, pero otras veces te verán llorar y se mostrarán impasibles, como si no comprendiesen por qué te encuentras mal. Te miraran con cara de ingenuidad o como intentando aprender de ti. Recuerda que no son compasivos en absoluto. Sólo intentan observar para conseguir plagiar conductas de una manera efectiva que consiga convencer al espectador de la fiabilidad de su sentir.

 

-Irán criticando de forma sutil y con el tiempo cualquiera de tus conductas. Casi sin darte cuenta habrás soportado quejas de casi todo lo que haces o como si lo que haces resultase completamente insuficiente para ellos.

 

Al principio esto no pasa, porque intentan venderte que son la persona que tú necesitarías en tu vida y que son la mejor opción para ti.

 

Más tarde, cuando ya te tienen comiendo de la palma de su mano, empezarán a sacar pequeños defectos a tu conducta para observar cómo vas intentando contentarlos cada vez más.

 

Esto se convierte en una auténtica bola de nieve, cuanto más te esfuerzas, más te criticarán, más pensarás en cómo conseguir que te entregue su aprobación y más te atraparás en su red… el ciclo volverá a sucederse.

 

-Son personas que suelen intentar entregar una imagen de estar a gusto con ellos mismos. Parecen competitivos, seguros, independientes, pero por dentro están vacíos y con mil inseguridades.

 

-Necesitan sentir que estás ahí. Que te tiene sometid@. Su poder sobre ti les entrega fortaleza. Se sienten más grandes si alguien con luz propia está a su merced.

 

-Muestran a veces comportamientos histriónicos, exagerando la pena, el enfado o incluso intentando mostrar que son profundos, interesantes, divertidos. Son extremistas, no pueden reaccionar dentro de un término medio.

 

-Te castigaran cuando se enfaden con indiferencia, gritos, malos gestos. No podrás tocarles,  o te querrán hacer sentir mal apartándote o despreciándote. Ellos saben qué puede hacerte dañó y cada vez lo emplearán más para que no te desmadres.

 

-Intentan mostrar a los demás que tú eres el origen de sus problemas.  Cuando se agobian te hacen creer que es por tu culpa.

 

-Se llegan a creer profundamente que tú eres el malo/ la mala. Te hacen sentir mal a veces y terminas hasta creyéndotelo.

 

-Venden a sus seres más cercanos que eres quien les saca lo peor, y que les llevas por el camino de la amargura.

 

-Duermen plácidamente  tras discutir, parece que todo les da igual.

 

-Observarás conductas peculiares con la finalidad de intentar provocarte sentimientos de inseguridad, como estar pendientes de su móvil todo el rato, ausentarse mentalmente aunque estés con ellos en un sitio; hacer como que lo que les cuentas no es importante.

 

-Triangularán con terceras personas. Intentarán ponerte celos@ hablando de otras personas. Te intentan hacer sentir inseguridad.

 

-Se pondrán a su vez tremendamente celosos si hablas bien de alguien que no sea ellos. Desean que toda tu admiración vaya directamente dirigida a su persona.

 

-Necesitan sentir que estás pendientes de ellos y si no lo estás se enfadarán contigo y te intentarán causar alguna preocupación o incluso chantaje emocional para ocupar tu mente de forma continua.

 

-Sacarán de contexto cualquier situación, la magnificarán; podrán realizar gestos exagerados, elevar la voz, llamar la atención, magnificar reacciones, etc.

 

-Pocas veces te darán un SÍ desde el principio. Te dirán NO, y luego te dirán que sí para que ya se te haya quitado la ilusión de todo y ellos no queden mal al no hacer lo que quieres. Pero OJO! Lo que terminen haciendo se convertirá en un reproche más tarde. Todo lo que salga de tu boca, con intenciones de realizar de forma conjunta será utilizado para echarte en cara que ellos son los buenos y tú el o la manipulador@ que siempre dice o pide lo que quiere y hay que realizarlo por evitar unas falsas consecuencias contra él, que nunca ocurrirán ni saldrán de ti. Victimizan todo haya pasado ya o no.

 

-Nunca reconocerán que tienen un problema. Te odiarán despiadadamente si algún día en una discusión insinúas que está loc@. No querrán ir a ningún psicólogo, terapia, etc.

 

 

Tú:

 

 

 

-Te comenzarás a sentir mal sin explicación.

 

-Disminuirán tus ganas de hacer cosas, de reír, de salir.

 

-Desaparecerá tu brillo.

 

-Te sentirás pendiente de ellos de forma continua, observando con lupa cualquier comportamiento, gesto, palabras, etc, que puedan mostrarte con la finalidad de detectar lo que va a suceder, intentando que él/ella no salte, que no se enfade, que esté feliz a tu lado, que se quede contigo, mientras ellos te darán cal y arena de forma sucesiva para mantenerte en una especie de alerta continua intentando predecir la conducta que van a mostrar a continuación. Esto se llama INDEFENSIÓN APRENDIDA.

 

-De forma irracional temerás que se marche de tu lado, aunque en el fondo de ti hay una voz que te susurra que él y tu forma de desenvolverte con él son los causantes de la situación y el estado en el que te encuentras sumergido/a.

 

-Es posible que busques ayuda y no cuentes del todo lo que te sucede. A lo mejor te habrán recetado antidepresivos y ansiolíticos y a él/ella no le gustará que te los tomes. Dirá que tú no necesitas eso.

 

-Seguramente sentirás que nunca consigues atinar con esa persona. Por más que cambies de actitud, de comportamiento, de forma de ser, todo será en balde.

 

-A veces sentirás que no para de buscarte para discutir. Te buscará la vueltas a todo y aunque no entres al trapo, intentará provocarte de mil maneras para que lo hagas. Después utilizará tus palabras y tu reacción en tu contra para hacerte sentir culpable una vez más o para reprocharte lo malo/a que eres.

 

-Te convertirás sin darte cuenta en una especie de Yonki o adicto a esta persona y a los cambios de emociones que te puede hacer sentir en tan corto periodo de tiempo. En esto lo que nos engancha a las relaciones tóxicas de forma irracional, a la especie de sube y baja como si fuera un columpio donde has montado tu estado de ánimo. Te da la vida y te la quita. Te alimenta y luego te deja desfallecer consumido por una ansiedad que te fagocita por dentro.

 

-Despertarás con él en la mente, y seguirás dando vueltas de forma obsesiva a cada vivencia en la que está implicado y en el comportamiento que muestra hacia ti.

 

-En su ausencia sentirás igualmente su vacío, tanto si estás reconciliado en tensión respecto a alguna de sus conductas. También tanto si está cerca, como lejos de ti.

 

-Tras dejar la relación seguirás sintiendo este vacío durante meses e incluso años. Es un efecto parecido a lo que es un “MONO” de sube y bajas emocionales; es el ansia de adrenalina e incertidumbre en vena.  Si añadimos la esperanza de volver a verle todo esto se acrecienta y termina devastándote por dentro ( esta sensación realmente es fruto de tu mente y realmente no existe pero tú te la provocas sin querer al somatizar las pistas sensoriales que percibes en ti).

 

 La buena noticia es que puedes deshacerte de este personaje en tu vida aunque te cueste creerlo.

 

 Yo lo conseguí;  te juro que lo hice. ¿Quieres que te ayude y te explique cómo?